Ir al contenido principal
Recuerdo aquellos años de mi infancia. Vivíamos con mi madre y mis hermanos en una casa muy humilde. Papá había muerto hace dos años y las cosas se habían vuelto bastante difíciles para nosotros. Teníamos lo justo y necesario para comer todos los días y satisfacer nuestras necesidades básicas.
Mamá se iba muy temprano de casa y llegaba cuando los primeros grillos empezaban a cantar. Yo me ocupaba de mis hermanos menores de 8 y 5 años. Los llevaba a la escuela y los traía, hacía las tareas con ellos y de repente sin darme cuenta entraba en la mitad de mi adolescencia. No fueron tiempos fáciles y las alegrías y sinsabores se mezclan en mi mente de una manera absurda e inexplicable hasta para mí. Ese es un capítulo de esa época del que no me interesa hacer referencia en este momento. Considero que algunas cosas sólo deben contárseles a las personas cuando la relación que los une, sea cual fuera ésta, por medio de la plena confianza que la misma les confiere, les permita abrirse por completo. Y nosotros recién empezamos a conocernos, llevo apenas dos párrafos narrándoles mi vida y todavía estoy algo tenso, necesitaré más tiempo para ir, explicándoles el porque de la necesidad que hoy me lleva a escribir estas líneas. Sin embargo ahora, me gustaría narrarles una parte de esa adolescencia de la que tengo los mejores y más claros recuerdos.
Mi cuerpo cambiaba, sentía cosas que antes no había experimentado. Y con esas sensaciones y estímulos que mi mente recibía y mi cuerpo interpretaba descubría un mundo nuevo para mi.
Me hice hombre con una princesa, con la que construí castillos y sueños y alguna huida una tarde a ver el mar. Escribiríamos mil atardeceres de encuentros eternos y otros fugaces, en los que acabaríamos siendo un alma brillante y luminosa, que irradiaba una luz indescriptible con palabras.

El tiempo nos encontró en realidades diferentes, crecimos y fuimos dos jóvenes que vieron apagarse la magia que tenían al mirarse. Y de pronto, casi sin percibirlo, fuimos dos cuerpos inertes, que no amaban ni sentían. Nuestra relación se corroyó como las rocas acariciadas por el viento, y se enfrió hasta congelarse como los ríos en una helada en poca invernal. Nuestro amor y su esencia siguen intactos, aunque en otro plano y con diferentes matices, sin embargo ninguno de los dos olvidará nunca la importancia que el otro tuvo en sus vidas.

Comentarios

CleitoO dijo…
No puedo entender cómo es que escribís tan bien.
Me encantaría escribir como vos.

Besos!
Siempre presente ;)
Mely dijo…
Me encanta!! lo siento conocido el texto jajaja sos un genio escribiendo!! seguí así!!! :)
SEÑOR ESCLAVO dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Oscuridad

Llueve afuera y adentro el silencio lo invade todo. Es medianoche y acaba de terminar el domingo. Estoy solo y acostado escribiendo estas lineas. La oscuridad es casi total, salvo por una breve luz que entra desde la ventana. Puedo escucharme, descubro un momento de tranquilidad lejos del ruido exterior, pero no el actual, el de siempre. Miro en mi y quiero más de esa quietud, acompañada de respuestas. Busco un equilibrio emocional, mental y físico.
Quiero respuestas a miles de preguntas y quiero nutrirme de experiencias para superar errores y no caer nuevamente ante las mismas adversidades.
Lucho contra mi todos los días, contra mis miedos, incertidumbres, mi ansiedad, y esta pelea, les juro, es la más difícil.

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…