Ir al contenido principal

La realidad que generalmente no vemos, en nuestra Buenos Aires de todos los días

Esos ojitos me miraron y no pude evitar entristecerme, en por la realidad que les había tocado vivir. Ella caminaba con una pesada bolsa a sus espaldas, debería tener unos 14 años, y su hermano unos 10, ambos detrás de su madre que estaba unos pasos por delante revisando las bolsas de un árbol que se encontraba a sólo unos metros nuestro. Y sentí dolor, mucho dolor, por su pequeña espalda cargando un gran peso, por su carita cuando la levantaba y le costaba horrores hacerlo. Pensé que hacía mucho frío, que podría enfermarse, que me sentía afortunado por las cosas que tenía y con la familia que me había tocado nacer. Y no porque la familia de ella fuera mejor o peor que la mía, simplemente pensaba en que yo volvía de trabajar y que entraba a mi casa y dejaba mis cosas para ver a mis seres queridos. Que íbamos a sentarnos a tomar mate, o quizás charlar unas palabras o ver un rato de tele. No importaba todo aquello. Simplemente no podía sacarme de la cabeza que ellos iban a seguir caminando, buscando comida, o todos los residuos que nosotros tiramos para poder venderlos y conseguir un plato de comida.
Me hubiera encantado ayudarlos, extenderles mi mano, tratar de evitar por un rato el sufrimiento que me imaginé que yo sentiría en su situación y me indigné. Porque se me pasó por la cabeza la posibilidad de invitarlos a pasar a casa y que tomaran una taza de alguna infusión caliente, pero después consideré que era una mala idea, que no podía irrumpir en mi casa con tres desconocidos y sin explicarle nada a nadie. Por otro lado me asaltó un dejo de dudas sobre la seguridad que esa acción acarreaba con respecto a mi familia y a mi. Y me sentí mal por no poder darles una mano, imaginé que si hubiera estado en mi casa, los habría hecho pasar y hubiera contribuido por lo menos por un ratito a cambiar su rutina.

Comentarios

Pao dijo…
Es la primera vez que entro acá, y sólo pretendo una opinión sobre la situación que planteaste... Me parece que pensando que nada podemos hacer al ver familias enteras teniendo que revolver basura para poder comer ese día, y teniendo que vivir en la incertidumbre de no saber qué va a pasar cuando abran sus ojos al día siguiente, y sintiendo dolor al verlos, no logramos nada. Y dándoles una taza de algo caliente para tomar, sólo logramos sentirnos bien con nosotros mismos por haber "ayudado" al Otro. Dejemos eso para el Antiguo Régimen, para la caridad practicada por las damas de los estratos más altos de aquella época. Para cambiar las cosas, es preciso ver más allá, analizar qué estamos haciendo mal como sociedad al permitir que existan personas en condiciones diferentes en un mundo lleno de teorías sobre la igualdad de oportunidades. Para que dejen de ser simples teorías es necesario que tomemos conciencia de que no es natural que en un país que produce lo suficiente para 300 millones de personas, un altísimo porcentaje viva en situación de pobreza, de indigencia, y es preciso que hagamos cumplir sus derechos como personas, y dejar de lado el ego, los intereses propios, para poder ver que hay un Otro que merece que sus derechos sean cumplidos.

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Cielo estrellado

Miré al cielo y había miles de estrellas, casi las tenía a centímetros de la cara pero no podía verte. Me refregué los ojos con las dos manos para ver si mi vista me engañaba pero nada, e intenté de nuevo, y nada, entonces empecé a entristecerme. Siempre que te buscaba ahí aunque estuviéramos cerca o lejos te encontraba, porque para mí siempre brillaste con una luz diferente, una luz mucho más fuerte que las demás estrellas, las que te acompañaban, eso te hacía única y fácilmente identificable. Yo solamente miraba para nuestro lugar, por cierto, tu lugar, del que me dejaste formar parte, y sabía donde encontrarte. Pero esta vez, no había dudas, no estabas ahí. Seguramente si le preguntara a la gente, más de uno me diría que te vieron volar en un destello luminoso, atravesando la atmósfera, lo que otros llamarían estrella fugaz. Sin embargo yo prefiero tal vez, pensar que estás en otra galaxia, que otros firmamentos y quien sabe, porque no, otros ojos disfrutan de tu luz, radiante, ple…

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…