Ir al contenido principal

Un fin de semana de locura

Viernes

Después de trabajar llegué a casa muerto y me quedé dormido. Mi vieja me llamó para comer a eso de las 22.
Ce tocaba con una de sus bandas y de todas las veces que tocó y me mandó un mail para invitarme nunca iba porque siempre era en provincia y lejísimos. Esos lugares a los que uno va pocas veces en su vida, jajaaja. En fin le había prometido que si tocaba en Capital iba a ir y de hecho así lo hice. No podía moverme porque vine muy cansado del laburo y hubiera preferido dormir que salir a ningún lado, pero valió la pena. Ce de nuevo la banda muy buena, suenan muy bien. Y otra cosa, creo que te había visto una sola vez tocar el bajo en alguna presentación, me encantó verte y la verdad me quedé sorprendido. Vos sabés que no es el tipo de música que me gusta pero reconozco que fue muy buena tu interpretación y la de tus compañeras también. Me encantó verte y poder estar otra vez, que los dos podamos contar uno con el otro, como antes. De a poco.
Fin de la historia a las 4.30 am. Cuando llegué a casa. Programé el reloj a las 9 de la mañana porque venía Martín a buscarme 9.30 porque se iba a comprar un auto.


Sábado

Volví a la vida a las 12 del mediodía, jajaaja. El reloj sonó a las nueve, lo escuché y lo apagué sin culpas, sin dudas, de un salto. Por supuesto me levanté sin entender nada como es habitual en mi un sábado después de haberme acostado a cualquier hora un viernes. Y como no podía ser de otra manera de mal humor porque Martín había venido y yo no lo había atendido, ni escuchado el timbre. Y además pensando que me habría puteado en 15 idiomas. A primeras horas de la tarde cuando almorzaba recibo un mensaje de el diciéndome que se había comprado finalmente el auto. Después me contó los últimos detalles por teléfono y también le pregunté si había estado esperándome mucho tiempo y le pedí disculpas. Pero se había quedado dormido el también. Sólo que se despertó 10.30 y no pasó a buscarme por casa. Ahí empezó a cambiar mi día. Empezaba a recuperar algo de energía positiva. Dejaba de sentirme culpable.
Ordené mi cuarto toda la tarde. Haciendo una gran limpieza de esas cajas, el placard, y el modular que uno no quiere tocar porque sabe que aunque parezca ordenado todo a simple vista, hay un montón de cosas de años guardadas que puede llevar una tarde de sábado acomodar. De hecho terminé 20.45 y porque tenía que ir a bañarme y salir para el cumpleaños de Santu.
Llegué a las 22.17 más o menos, bueno no sé si fue tan exacto, tanto no me acuerdo. ¿Fue un chiste eso no? Contaba el más ínfimo detalle el tipo. Era necesario tanto? Jaja.
La pasé bárbaro. Santu nos cagamos de risa nena. En la cena, bailando. Me divertí mucho como siempre que nos vemos. Me hacés bien.
De ahí me fui para la casa de Guada. Habíamos quedado que a lo mejor venía al boliche y no vino, porque no pudo. Finalmente llegué y ahí me encontré con la sorpresa de que uno de los amigos con los que me dijo que estaba era Eze, el hermano de uno de mis primos, jajaja. Es muy chica la Capital y el mundo un pañuelo. En fin charlamos un rato y después me quedé dormido como hasta las 9 de la mañana.


Domingo

Salimos de la casa de Guada con Jenny (o como se escriba), Eze, Guada y Nico alrededor de las 11 de la mañana. Compramos unas facturas en Las medialunas del abuelo y la acompañamos a Jenny a la parada. Después fuimos a mi casa busqué plata y nos tomamos el subte para ir al Gran Rex a comprar las entradas para Ismael Serrano porque les pedí que me acompañaran. Llegando a la estación San José me acordé que me había olvidado la tarjeta de crédito así que tuve que volver y además me tuvieron que esperar. Unos grandes, la verdad se portaron y el nene un santo. Las conseguí.
Posterior a eso a Ticketec en Viamonte y Florida que estaba cerrado. De ahí a tomarnos el 115 al Abasto que después de 20 minutos de esperarlo cuando subimos nos dijo que iba para Retiro, jajaja. Tomamos el 132 y fuimos a comprar la entrada que faltaba. Nico se puso a llorar porque quería ir a los jueguitos y lo llevamos a uno y nos fuimos pero siguió llorando un ratito más porque se quería quedar.
En el colectivo vimos como un pendejo de más o menos 18 años le robaba el celular a una chica y mientras ella forcejeaba y estaba a los gritos, logró que un flaco que venía caminando lo corriera, que un guardia de seguridad de un edificio de en frente también, ella salió a correrlo, parecía una película de Hollywood, aunque mi querida y selecta audiencia no puedo decirles que pasó porque arrancó el colectivo y desaparecieron a mitad de la calle todos.
Llegamos a nuestras respectivas casas, volvimos a encontrarnos en lo de Guada dos horas después y nos fuimos para Moreno al cumple de Dani. Dormimos todo el viaje de ida y gran parte del de vuelta. Guada acá no sé si dormimos ambos con la boca abierta, jajaja. El cumple tranqui, la nena hermosa como siempre. Primita te adoro y vos Ale también, son mis pequeños del alma.
Emprendimos la vuelta con las monedas contadas para llegar a Moreno. Teníamos que tomar el tren que era el único lugar donde nos iban a dar monedas a las 00.30 de la noche o estábamos en problemas. El último tren había salido 23.45 así que estábamos en problemas. Después de media hora de indecisión respecto a si volvíamos a lo de mi prima, o si esperábamos el tren hasta las 2.15 o si tratábamos de conseguir monedas nos acercamos a la parada del 57. Nos sentamos dos minutos después de averiguar que salía $3.75 y se me prendió una lámpara mágica que me hizo acordar que en el bolso tenía guardadas monedas de vueltas que me habían ido dando. No sabía cuanto. Gracias a Dios y a los santos evangelios tenía más de 8 pesos así que pudimos viajar hasta Palermo. Gracias Dioos!, jajaja yo todavía no lo puedo creer, creo que vos Guada tampoco.
Bueno tema aparte gracias Guada porque estuviste todo el día ayer que me acompañaste a todos lados, muy buena onda. Además me diste esos abrazos interminables y la contención que necesitaba. Que bueno que nos podamos entender así, y hablar de todo lo que vos y yo hablamos y sabemos. Te quiero mucho mucho Guadis.

Comentarios

Anónimo dijo…
Feeefoooo!!! k puedo decir? ... mmmmmm ... es como escucharte hablar!!...no me canso ni de leer lo k escribis ni me canso en escucharte!!!... sabes k disfruto mucho nuestras salidas.. charlas, jodas... y etc...

La verdad k dias moviditos!!! jajaja yo no se como sobrevivis todavia!!! jajaj...

K bueno k lo hayas pasado muy bien en mi cumple!! :D me gusta k mis invitados lo disfruten tanto como yo!!! :D ....me encanta festejar mi cumple!! con los k mas kiero!! me encantaaa!!! se entiende??!!! ja!

Bueno... no se k mas decir...

Te mando muuuchos besotesss!!! y sabes k te kiero un monton!!! :D

K tengas un buen dia siempre!! :D

Santu
Wally dijo…
Te contesto aca, no se si lo vas a llegar a ver, pero, no pierdo nada...

Tengo 15, cumplo 16 en Julio...

Gracias por pasarte, y por comentar... :)

Ahora me leo lo que escribiste, y después te poongo algo...
Wally dijo…
Emm, a ver... :P
Toda la historia...

Fin de semana interesante...
Te pondría el mio, pero fue largo, y no se si interesante...

Te gusta Ismael Serrano? Mira vos.

Cuidate, che, después paso de nuevo, espero actualización (?) :)
Andrea dijo…
Me alegra mucho haber formado parte de tu loco y agotador fin de semana.
Aunque loco y agotador es maravilloso tener la habilidad de contarlo de esa manera detallada y genial.
Andre
Jesica dijo…
Uy, Fede, q finde que tuvimos eh? "Las aventuras de Fede y sus amigos" sería un buen título para esta seguidilla de crónicas findesemanenses. En fin, quiero saber más, sobre todo si hiciste algo en Semana Santa. Mis findes a veces son igual de movidos, y otras, sumamente relajados, como decirte, no se, la crónica de ese mismo sabado a la tarde:
-15 hs: nos levantamos
-16 hs: almorzamos patitas de pollo
-16:05: Lost (hasta las 21.00)
-21 hs: viene mi suegra con pizza de El Triángulo (uiiii)
-21.05: cenamos
-23.30: se va mi suegra
-23.35: Lost
hasta las 2 ó 3 am....


No se, bueh, pasate!!! un besoteeee

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…

Cielo estrellado

Miré al cielo y había miles de estrellas, casi las tenía a centímetros de la cara pero no podía verte. Me refregué los ojos con las dos manos para ver si mi vista me engañaba pero nada, e intenté de nuevo, y nada, entonces empecé a entristecerme. Siempre que te buscaba ahí aunque estuviéramos cerca o lejos te encontraba, porque para mí siempre brillaste con una luz diferente, una luz mucho más fuerte que las demás estrellas, las que te acompañaban, eso te hacía única y fácilmente identificable. Yo solamente miraba para nuestro lugar, por cierto, tu lugar, del que me dejaste formar parte, y sabía donde encontrarte. Pero esta vez, no había dudas, no estabas ahí. Seguramente si le preguntara a la gente, más de uno me diría que te vieron volar en un destello luminoso, atravesando la atmósfera, lo que otros llamarían estrella fugaz. Sin embargo yo prefiero tal vez, pensar que estás en otra galaxia, que otros firmamentos y quien sabe, porque no, otros ojos disfrutan de tu luz, radiante, ple…