Ir al contenido principal

Perfil de mi vida - Sólo parte de ella

Tiene 21 y está en segundo año de periodismo, y cuando le preguntan si le gusta la carrera afirma: “No sé si es a lo que me voy a dedicar el día de mañana, pero por ahí es el puente para escribir o hacer otra cosa”.

Nació un 19 de abril de 1985 en la
Capital Federal en el seno de una familia de clase media baja. Al año se mudó al Gran Buenos Aires, junto a sus padres a la localidad de Francisco Álvarez, a la altura de la parada Los palitos, nombre que sólo conocen los que allí han vivido o visitado a familiares o amigos, si iban en colectivo por supuesto.

Allí, según cuentan familiares y amigos vivió los mejores años de su vida. Las grandes fiestas de cumpleaños, su comunión, los festejos de fin de año con toda la familia unida, para su visión de pequeño, aunque años después se sorprendiera al enterarse que no era todo como a él le hacían creer.

La misma sorpresa que tuvo dos años después de mudarse a Capital, al regresar a su antigua casa alquilada, cuando se encontró frente a la pileta que el creía olímpica en su infancia, y en realidad no tenía más que un metro de profundidad y dos metros de largo por dos de ancho.

Al principio el cambio fue brusco. La gente no era tan amena y solidaria como en provincia ni tampoco podías saludar, ni tener buenos modales. Frases como buen provecho, o perdón disculpe, eran causales para que la gente pensara que la persona estaba loca o la mirara raro como si fuera de otro planeta.

El final de la primaria, 5°, 6° y 7° grado los hizo en dos escuelas diferentes. Y la secundaria en el Nacional Nº 10, José de San Martín, colegio que hasta el día de hoy recuerda con gran cariño, por la calidez de su gente y las cosas que vivió con ellos.

Su primer experiencia universitaria después de recibirse de bachiller fue en la UBA. Allí no recorrió más que tres meses por los pasillos de la facultad de Filosofía y Letras, donde sin éxito y una gran desilusión, intentó en vano, cursar el primer trimestre del CBC para Ciencias de la Comunicación.

Mientras tanto, consiguió también el trabajo en el que ya lleva tres años desempeñándose como auxiliar de biblioteca en la universidad Maimónides. Con un año de estudio perdido, y sin ninguna decisión tomada, su prima averiguó la propuesta académica de Tea y conforme con ella, lo incentivó y convenció para que se anotara.

Hoy después de no tener un buen año, desaprobar materias de segundo, y a que el sistema del terciario no le reconoce las materias que aprobó, debe recursarlas todas de nuevo.

Sin embargo reconoce que informar y poder ser los ojos de la persona que no puede presenciar los hechos, es una de las cosas que más le apasionan.

Comentarios

cami dijo…
fede...ningun año es perdido, ya tenes por lo menos las materias cursadas y sabes q t va a ir muy bien este año...solo falta organizarte y tener mas tiempo para vos...
me alegro mucho de haberte conocido y brindo por esta nueva amistad...
te quiero neneeeeee
muaa
Cami
Alma dijo…
Uhhh lo importante es conocerse a uno mismo...
MARY dijo…
q lindo lo q escribiste es muy lindo la verdad
escribis re bien hdp
yo tmb quiero escribir asi
GRACIAS por tus consejos tenes mucha razon en mucho q decis GRACIAS por hacerme reir tanto, GRACIAS pq no puedo irme a d la facu sinpasar por biblio a chusmearte
TE QUIERO muchisimo!!!
Agus dijo…
Ay Fede, te juro q lo leía y era mío ese texto... salvando las distancia de ciertos detalles... pero lo de las desiluciones y ni decir La UBA y Tea son iguales!

Creo que estamos pasando por un mismo mambo...

Te quiero mucho primo, sabés q contás conmigo!

Besote grande!

Agus...

=]
Alma dijo…
eyyyy y para cuando algo mas!?!?!?
Que pasa contigo???
mauro m. dijo…
hay que tener talento para crear un personaje tan bizarro y escribir tan mal a propósito.
usted maneja el arte de lo kitsch con una maestría inusual.
pareciera que le sale así sin darse cuenta.

saludos!

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Cielo estrellado

Miré al cielo y había miles de estrellas, casi las tenía a centímetros de la cara pero no podía verte. Me refregué los ojos con las dos manos para ver si mi vista me engañaba pero nada, e intenté de nuevo, y nada, entonces empecé a entristecerme. Siempre que te buscaba ahí aunque estuviéramos cerca o lejos te encontraba, porque para mí siempre brillaste con una luz diferente, una luz mucho más fuerte que las demás estrellas, las que te acompañaban, eso te hacía única y fácilmente identificable. Yo solamente miraba para nuestro lugar, por cierto, tu lugar, del que me dejaste formar parte, y sabía donde encontrarte. Pero esta vez, no había dudas, no estabas ahí. Seguramente si le preguntara a la gente, más de uno me diría que te vieron volar en un destello luminoso, atravesando la atmósfera, lo que otros llamarían estrella fugaz. Sin embargo yo prefiero tal vez, pensar que estás en otra galaxia, que otros firmamentos y quien sabe, porque no, otros ojos disfrutan de tu luz, radiante, ple…

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…