Ir al contenido principal

Viejos escritos... Carta a...


Carta a la vida y sus circunstancias, carta a la razón que me lleva a escribir hoy estas frases que poco sentido tienen para muchos, pero demasiado para otros, carta para los que me saben entender, carta a las penas del pasado, carta a las sufrimientos presentes, carta para saber que será de mi vida, carta por lo que fui, fue y viví, carta sin saber cual es final de esta carta, carta sin saber porque estoy escribiendo, pero al mismo tiempo sabiendo que siento asombrosas ganas de expresarme sin reparar en lo que digo, porque los demás no entienden de razones, porque los demás no saben lo que siento y no me entienden como quisiera, carta para los que intentan hacer lo posible por comprenderme y no hago lo necesario para que lo hagan, carta para los que me entendieron, carta a los que entendí, carta a los momentos en que realmente disfruté, carta a mi niñez con sus interminables ratos de alegría, carta a mi adolescencia con sus entrañables y mejores escenarios en los que a veces pude y otras no, dar mi mejor show, carta a mis amigos, esos que siempre estuvieron cuando los necesite para llorar o para reírme hasta altas horas de la madrugada, carta a mis enemigos, para que sepan que no les guardo rencor, que las cosas que pasaron fueron por algo y que la vida continúa, carta al destino y sus inclemencias, carta a la suerte para que pase lo que tenga que pasar, carta a las causas porque nada ocurriría sin su súbito accionar que hace que la vida de un giro de trescientos sesenta grados hacia cualquiera de los dos sentidos, carta a las casualidades, gracias a que desde que no creo en ellas veo la vida desde otro punto de vista, carta a mi familia porque sin ellos no sería nada más que un vagabundo frente a la tempestad de la vida, carta a mis hermanos por ser como son, por estar cuando les quiero pedir un consejo, por quererme a su manera, por las cosas que compartimos juntos, carta a mi viejo, porque a pesar de que no nos entendamos muy bien es una de las partes de mi ser, porque creo que en algún momento sabremos suavizar nuestras inflexibilidades, carta a mi vieja porque siempre fue la que más me entendió y a la cual siento que le debo gran parte de lo que hoy soy, por eso aquí están mis agradecimientos, carta a mi prima por darme la mayoría de las veces las respuestas más sensatas y desde lo profundo del corazón, por escucharme sin importar tiempos, espacios, ni obligaciones, por sus muestras de afecto que nunca voy a olvidar, carta a mis primitos por ser lo nenes que más quiero y que vi crecer desde que eran dos pulguitas, por ser la cuota de inocencia y cariño inagotables que colma mi ser y mis días de una felicidad que no tiene paralelo, carta a las cosas cotidianas, a los momentos que se comparten día a día con los seres queridos, carta a mis tíos y a mi madrina, por ser tres de las piezas más fundamentales de mi genoma sentimental, carta a las ilusiones por ser las que no me dejan caerme aún cuando muchas veces quiero hacerlo, carta a las derrotas que me ayudaron a crecer y saber que de ellas se aprende, carta a las batallas ganadas, para recordarme que aún no ha terminado la guerra y que siempre hay algo más por lo que pelear, carta a Dios por guiarme muchas veces cuando no encuentro el camino, por permitirme levantarme todos los días y descubrir todas las cosas nuevas que nunca terminaré de conocer hasta el último día.

Comentarios

Alma dijo…
Muy preciosas tus palabras...
A veces, creo que no hay mejor manera de decir las cosas que escribiendo...
y si es por carta, es aun mejor!
muchos besos!!
Agus dijo…
me encanta esta carta Fede...y hoy día la siento propia....

te quiero mucho...

q estés bien..

Agus..

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…

Cielo estrellado

Miré al cielo y había miles de estrellas, casi las tenía a centímetros de la cara pero no podía verte. Me refregué los ojos con las dos manos para ver si mi vista me engañaba pero nada, e intenté de nuevo, y nada, entonces empecé a entristecerme. Siempre que te buscaba ahí aunque estuviéramos cerca o lejos te encontraba, porque para mí siempre brillaste con una luz diferente, una luz mucho más fuerte que las demás estrellas, las que te acompañaban, eso te hacía única y fácilmente identificable. Yo solamente miraba para nuestro lugar, por cierto, tu lugar, del que me dejaste formar parte, y sabía donde encontrarte. Pero esta vez, no había dudas, no estabas ahí. Seguramente si le preguntara a la gente, más de uno me diría que te vieron volar en un destello luminoso, atravesando la atmósfera, lo que otros llamarían estrella fugaz. Sin embargo yo prefiero tal vez, pensar que estás en otra galaxia, que otros firmamentos y quien sabe, porque no, otros ojos disfrutan de tu luz, radiante, ple…