Ir al contenido principal

Nostalgia


Me preparo para irme. Hice todos los llamados que creí necesarios, visité a las personas que quería tener en mi mente durante mi recorrido. Sus imágenes y sus abrazos aún perduran, las charlas están grabadas en mi memoria y en mi corazón.
Aún no estoy listo, hay cosas que me faltan ordenar, mi casa va a estar sola mucho tiempo. La recorro de punta a punta para corroborar que todo está en orden. Repaso cada recoveco y me fijo hasta en el más ínfimo detalle, más allá de ya haberlo hecho. Una fría brisa recorre mi cuerpo provocándome cierto miedo. Es la sensación de dejarlo todo, sé que no hay nada más. Al instante recobro la tranquilidad, respiro profundo y me detengo a mirar la puerta del hall antes de salir.
Pasan alrededor de cinco minutos, me reclino, tomo los dos bolsos y giro el picaporte. Bajo cada uno de los escalones de mármol, frío; con un caminar pausado, mientras me tomo del barandal de cedro con mi mano derecha, opaco; recordando cosas, a mi familia, momentos compartidos, tanto que puedo ver como las paredes respiran, viven. Vuelvo a sentir perfumes, olores, palabras que nunca pensé volver a oír, risas, canciones, vuelven a ser pronunciadas, interpretadas, pero esta vez por la voz de los recuerdos. Y no estoy loco, es sólo que de alguna manera extraño, añoro. Estábamos juntos, todos, reunidos, pero las situaciones cambian, las personas también, y lo que parecía normal se vuelve… extraño, confuso, difuso, y de pronto la sensación es de letargo, de lejanía.
Son cinco, introduzco la llave, una vuelta y estoy partiendo hacia la evolución del espíritu. Una renovación necesaria, absolutamente. Enciendo un cigarrillo y guardo el paquete junto al encendedor en el bolsillo derecho de mi mejor abrigo. Todavía no sé a donde voy, pero tengo claro que cualquiera sea el lugar que elija estaré bien.

Comentarios

Jesica Zaguir dijo…
¿Cuántas veces en la vida uno debe sentirse asi?...porque parece que asi debe ser cada vez que damos un paso más hacia adelante...etapa,ciclo o como se lo quiera llamar siempre duele...tomar deciciones duele,cambiar duele...Mas simultaneamente existe una sensasión de alivio,de satisfacción...como cuando sacas ese ultimo cigarrillo para agudizar más aún este sentimiento...
Sentirse bien....hace bien...crecer como persona,hace bien...todo influye...
Y nisiquiera hace falta que uno piense demasiado lo que quiere hacer...simplemente agarrar dos bolsos,abrir la puerta,prenderse un cigarrillo...y solo irse.

Te quiero Fede.
Segui escibiendo que incluso eso tambien te hace bien.

Jesica Zaguir.
Brenda dijo…
nostalgia! eso s lo q siento a veces recordandoo ... y sera porque acabo d terminar un ciclo d mi vida .. el cole y no solo cambie de institucion sino de pais .. y d vida!
pero yo tambien tengo claro, igual que tu fede, que lo que escogi esta bien y que estare bien!
m gusto lo q escribiste.. sigue escribiendo asi fedee! tq! .. cuidate un beso!
*Vale* dijo…
me vas a hacer llorarrrrrrrrr neneeee!!!

jiji =P

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Oscuridad

Llueve afuera y adentro el silencio lo invade todo. Es medianoche y acaba de terminar el domingo. Estoy solo y acostado escribiendo estas lineas. La oscuridad es casi total, salvo por una breve luz que entra desde la ventana. Puedo escucharme, descubro un momento de tranquilidad lejos del ruido exterior, pero no el actual, el de siempre. Miro en mi y quiero más de esa quietud, acompañada de respuestas. Busco un equilibrio emocional, mental y físico.
Quiero respuestas a miles de preguntas y quiero nutrirme de experiencias para superar errores y no caer nuevamente ante las mismas adversidades.
Lucho contra mi todos los días, contra mis miedos, incertidumbres, mi ansiedad, y esta pelea, les juro, es la más difícil.

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…