Ir al contenido principal

A una isla















A una isla, solo, en el medio de la nada. Dónde tuviera que pasar hambre, o tener que ponerme a buscar mi propio alimento para poder sobrevivir. Sin nada estipulado, sin mochila de viaje, sólo conmigo. Con tiempo para pensar, reflexionar y tratar de encontrarme para poder saber quien soy. Saber que quiero, para poder entender a donde es que quiero ir.
Sólo yo y sin nadie más. Nadie que me busque, nadie que sepa mi nombre, nadie que se queje por las cosas que hago, o me halague por lo bien que las hice. Nadie que considere que tenía que decirme o callarse tal o cual cosa por creer que yo estaría mejor o peor.
Solamente yo y nadie más. Sin responsabilidades que cumplir, ni deudas que saldar, ni cuentas que pagar. Sin cosas que estudiar, ni trabajos que entregar. Sin tener que cumplir horarios.
Levantándome cuando mi cuerpo decida que es necesario dejar de dormir y acostándome a la hora que me sienta rendido. Con la completa autonomía de hacer lo que sienta correcto, sin rendir cuentas, ni herir susceptibilidades.
Lejos de la gente que quiero y me quiere. Lejos de todos aquellos que quiero que estén cerca y se van porque necesitan hacerlo. Lejos para no sentirme cerca. Lejos para acercarme a lo que siento.
Lejos para no sentir que otros no me dieron lo que yo necesitaba, para no sentirme por ellos defraudado, para no tener que ponerme a pensar, ni a sentir que estoy en la diyuntiva de saber si fui yo el que actué mal, o simplemente son los demás lo que atraviesan por un mal momento que dificulta nuestra comunicación.
Solo de nuevo para poder estar triste como ahora, para poder sentir lo que quiera. Odio, bronca, amargura, tristeza, alegría, llantos, o lo que me salga en el momento que sea. Para no tener que ponerme serio cuando quiero reír ni tener que reir cuando quiero llorar.
Para que nadie pregunte si estoy mal, si tengo un mal día, si me desperté contento, o si se nota que no tenía ganas de levantarme.
Tiempo para pensar sobre mi vida, evaluar posibilidades, repensar propuestas, repensar mis cosas, reordenar mis ideas, en silencio. O bien gritando hasta que mi voz se quiebre desesperada, alterando la paz que reine y me rodee. Para romper un poco con los esquemas, no todo siempre es negro, ni blanco. A veces están los matices. Existe la diversidad gracias a Dios.

Comentarios

Alma dijo…
Fede!! que podria decirte...
Tantas veces me ha pasado sentir lo mismo que vos, que creo que logro entender cada una de tus palabras...
Solo puedo decirte,
Que el tiempo avanza...
Que las cosas que parecen estancadas por fin encuentran su rumbo...
Que la marcha jamas se detiene...
Que la vida solitaria es tan triste...
Que la brisa de la mañana siempre trae un nuevo sol...
Que eventualmente la gente decide volverse mas comprensiva, o menos intolerante...
Que un dia, te vas a dar cuenta de que ya no sentis lo mismo...

Despertar,
Correr,
Animarse,
Alejarse,
Esconderse,
Abrazarse,
Tocarse,
Descanzar,
Caminar,
Parar,
Pensar,
Soñar,
... y todo pasa... todo pasa...
Me hace acordar mucho a mí esto que escribís, muchas veces sueño con eso. Es la necesidad de encontrarse con uno mismo, de dejar el ruido que nos rodea y nos hace olvidarnos de nosotros, dudar de nosotros. ¿Existirá ese sentimiento, esa situación que describís sin necesidad de una isla desierta? Yo lo busco todo el tiempo en mi vida cotidiana. A veces me siento más o menos así, como si estuviera empezando a sentirlo, cuando me voy sola a tomar un café en algún lado y a mirar por la ventana, o cuando me tiro a descansar en algún parque. No lo sé. Seguimos buscando, no?
Cassiopeia dijo…
viviendo en una gran cuidad como estas, se hace casi imposible escaparse a una isla, dejarlo todo atras y estar completamente solo... entonces lo que hayque hacer es tomarse un finde, una tarde o aunque sea un par de horas para encerrarse en su cuarto... solo... y sin reloj... y hacer de cuenta... la isla esta en tu mente...

suerte con el nuevo blog ;)

te mando un beso
Ooº CAMi ºoO dijo…
hola neeeeeee

me encanto haberle conocido!!!!


una pared x favor!!!



jajjajajajajajaja





grax x lo puiesto!




muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa



www.fotolgo.com/camu_mi_plan

pasate cdo kierasssssssssssssss :)
evelyn dijo…
Escribias bien guachito... te lo tenias guardado. Algun dia vas a publicar un libro de autoayuda jajaja. Capaz no lo pensaste, esto lo escribiste por cosas que sentias, pero va a haber mucha gente que se sienta identificada con estas palabras. A veces por el solo hecho de que otro se siente igual nos sentimos mas tranquilos, menos solos.
Voy a ser la primera en comprar ese libro!!! jaja, besos
(menos mal que estas vos en la biblio, se hace mas divertido)
Anónimo dijo…
No te tenía escribiendo!!!!! que lindo, te felicito, me dieron ganas de irme a mí también, estar tranquila, lejos de los ruidos de esta ciudad, despejar esta loca cabeza que no para de pensar... Además pienso y espero poder irme para averiguarlo: ¿como será el sonido del silencio?

Te mando un beso grande y espero qeu nos veamos pronto!!!!

Dani
Anónimo dijo…
Hermoso... como vos, no hay otra palabra. Gracias por ser asi, por sentir asi, que nada ni nadie te cambie eso y gracias por compartirlo, es un don maravilloso.
Te quiero con toda mi alma!!
Tu madrina. Pato.

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Cielo estrellado

Miré al cielo y había miles de estrellas, casi las tenía a centímetros de la cara pero no podía verte. Me refregué los ojos con las dos manos para ver si mi vista me engañaba pero nada, e intenté de nuevo, y nada, entonces empecé a entristecerme. Siempre que te buscaba ahí aunque estuviéramos cerca o lejos te encontraba, porque para mí siempre brillaste con una luz diferente, una luz mucho más fuerte que las demás estrellas, las que te acompañaban, eso te hacía única y fácilmente identificable. Yo solamente miraba para nuestro lugar, por cierto, tu lugar, del que me dejaste formar parte, y sabía donde encontrarte. Pero esta vez, no había dudas, no estabas ahí. Seguramente si le preguntara a la gente, más de uno me diría que te vieron volar en un destello luminoso, atravesando la atmósfera, lo que otros llamarían estrella fugaz. Sin embargo yo prefiero tal vez, pensar que estás en otra galaxia, que otros firmamentos y quien sabe, porque no, otros ojos disfrutan de tu luz, radiante, ple…

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…