Ir al contenido principal

Fin de la jornada... una inestimable confusión

Fin de la jornada. Día 16 del mes. Día 4 de la semana. Jueves. Nada fuera de lo normal. 6 de la tarde.
Voy convencido a ver una muestra fotográfica en Palermo a las 21 que, en realidad, es el miércoles 23, pero aunque para enterarme de eso hay tiempo: faltan casi 2 horas y media.
Me tomé el subte y me adentré en la vorágine y la desazón cotidiana que se padece en la mayoría de los vagones de la empresa encargada del servicio en las horas pico. Estación Palermo, casi sin querer, por estar mirando a alguna mujer, me paso, pero bajé bien.
Estoy relajado. Pregunto en un kiosco dónde es Gorriti y me indican, sin demasiada exactitud, sólo la dirección en la que debía caminar. Tomo por Godoy Cruz y camino sin saber cuantas cuadras me restan. Sin apuro y sin buscarlo me pierdo en el paisaje. Los árboles, las casas, el sonido del tren a mi derecha. Saco fotos que guardo en mi memoria, esas que quedan muy grabadas porque uno las está viviendo. Hago muchas capturas y diferentes tomas. Establezco contrastes entre lo lujoso y lo sencillo. A mitad de la caminata, antes de cruzar, noté a mi derecha, suntuoso frente a mí el edificio de una conocida medicina prepaga que reparé a en observar. Me acompañó durante todo el resto del trayecto aunque ya no estuviera tan cerca.
Pienso en la sensación que experimentaré la próxima vez con mi cámara en mano.
No dejo nada librado al azar, soy consciente en ese letargo de cada paso que doy. Me detengo casi en cada esquina. Observo construcciones, los árboles, el cielo. Siento que tengo ganas de compartir todo eso tan grande que me pasa en ese momento, todo lo que me resulta tanto que, simplemente, se vuelve muy poco al describirlo con palabras. Pero estoy solo y ahora escribo para contarlo. Mi trayecto continúa hasta Gorriti donde apenas empiezo a caminar; y, si mal no recuerdo, me encuentro enseguida con las vías del tren y la bocina del mismo que se acercaba a dos cuadras. De repente, me asaltaron unas fuertes ganas de volver a ser pequeño y apoyarme en las barandas que hay antes de cruzar las vías y ver el tren pasar como hacía con mis padres. Me imagino cómo será cuando todavía está a una cuadra. Pienso que es una locura, que es peligroso, que me puede saltar una piedra en la cara o que, quizás, hasta me pueden tirar algo desde el tren. Pienso en lo inocente que era de chico y en cómo no le tenía miedo a ninguna de las cosas que nombré recién. Pienso que cuando crecemos vamos perdiendo la capacidad de asombrarnos tan fácilmente con las pequeñas cosas y que necesitamos cada vez más estímulos para conformarnos, para llegar a nuestros ideales. Pienso en que tuve algo de miedo cuando pasó el tren por adelante mío. Pienso también que no pasó nada; y que, por unos instantes, volví a mi niñez, al chiquito frente al tren tan grande.
Un poco más adelante habría algunos lugares que valdría la pena conocer, los cuales agendé para tener en cuenta en un futuro. Y llegué por fin al restaurant de la muestra. Un lugar con un nombre en italiano que no entendí y un aroma a fideos que me recordó a mi abuela paterna. El estilo artístico del lugar, muy bohemio y a su vez con rasgos de una Argentina del 1900, esa que supo cobijar a nuestros abuelos cuando venían espantados por el hambre y por la guerra. Escucho un tango y entro. Hay gente aprendiendo a bailar mientras una mujer les marca el ritmo que deben seguir. También hay parejas que charlan, amigos. Y la cocina a la vista. El vapor saliendo en grandes cantidades y, por momentos, dependiendo de donde uno se ubique, se percibe una sensación de calor bastante intensa. Igual que la calidez de la gente que atiende, quienes abogan por el bienestar de sus comensales, los que seguramente volverán a pasar por ahí buscando vivir otro grato momento.


CleitoO... te escribí en los comentarios del post anterior. Comuniquemonos por medio de los comentarios. Gracias al resto de los lectores también por estar.

Fee

Comentarios

CleitoO dijo…
Como una insignificante fotografía puede plasmar tantos momentos, recuerdos...
Años de juventud inamovibles, felicidad, alegrías, tristezas. Huellas que siempre perdurarán en el tiempo.

Un fuerte abrazo!
Un gran literato como siempre.
mariana dijo…
increibleee.
fede sos un geniooo.
te quiero amigo. gracias por todo lo que haces.
CleitoO dijo…
Para cuando otro escrito?
lo espero con ansias.
Hapi dijo…
hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....
SEÑOR ESCLAVO dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…

Cielo estrellado

Miré al cielo y había miles de estrellas, casi las tenía a centímetros de la cara pero no podía verte. Me refregué los ojos con las dos manos para ver si mi vista me engañaba pero nada, e intenté de nuevo, y nada, entonces empecé a entristecerme. Siempre que te buscaba ahí aunque estuviéramos cerca o lejos te encontraba, porque para mí siempre brillaste con una luz diferente, una luz mucho más fuerte que las demás estrellas, las que te acompañaban, eso te hacía única y fácilmente identificable. Yo solamente miraba para nuestro lugar, por cierto, tu lugar, del que me dejaste formar parte, y sabía donde encontrarte. Pero esta vez, no había dudas, no estabas ahí. Seguramente si le preguntara a la gente, más de uno me diría que te vieron volar en un destello luminoso, atravesando la atmósfera, lo que otros llamarían estrella fugaz. Sin embargo yo prefiero tal vez, pensar que estás en otra galaxia, que otros firmamentos y quien sabe, porque no, otros ojos disfrutan de tu luz, radiante, ple…