Ir al contenido principal

De pie y cantando


Hacíamos el amor compulsivamente.
Lo hacíamos deliberadamente.
Lo hacíamos espontáneamente.
Pero sobre todo, hacíamos el amor diariamente.
O en otras palabras, los lunes, los martes y los miércoles hacíamos el amor invariablemente. Los jueves, los viernes y los sábados, hacíamos el amor igualmente.
Por último los domingos hacíamos el amor religiosamente.

O bien hacíamos el amor por compatibilidad de caracteres,
por favor, por supuesto, por teléfono, de primera intención y en
última instancia, por no dejar y por si acaso, como primera medida y como último recurso.
Hicimos también el amor por ósmosis y por simbiosis: a eso le
llamábamos hacer el amor científicamente.

Pero también hicimos el amor yo a ella y ella a mi: es decir,
recíprocamente.
Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo y yo, con el
miembro convertido en un músculo fláccido no podía llenarla,
entonces hacíamos el amor lastimosamente.

Lo cual no tiene nada que ver con las veces en que yo me
imaginaba que no iba a poder, y no podía, y ella pensaba que no iba a sentir, y no sentía, o bien estábamos tan cansados y
tan preocupados que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo. Decíamos, entonces, que habíamos hecho el amor aproximadamente.

O bien a Estefanía le daba por recordar las ardillas que el tío
Esteban le trajo de Wisconsin y que daban vueltas como locas en
sus jaulas olorosas a creolina, y yo por mi parte recordaba la sala
de la casa de los abuelos, con sus sillas vienesas y sus macetas de rosas-té esperando la eclosión de las cuatro de la tarde, y así era como hacíamos el amor nostálgicamente, viniéndonos mientras nos íbamos tras viejos recuerdos.

También lo hicimos de pie y cantando, de rodillas y rezando,
acostados y soñando.
Y sobre todo, y por la simple razón de que yo lo quería así y ella
también, hacíamos el amor voluntariamente.
Muchas veces hicimos el amor contra natura, a favor de natura,
ignorando a natura.

O de noche con la luz encendida, mientras los zancudos
ejecutaban una danza cenital alrededor del foco. O de día con los ojos cerrados. O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia.
O viceversa. Contentos, felices, dolientes, amargados.
Con remordimientos y sin sentido. Con sueño y con frío. Y cuando estábamos conscientes de lo absurdo de la vida, y de que un día nos olvidaríamos el uno del otro, entonces hacíamos el amor inútilmente.
Para envidia de nuestros amigos y enemigos, hacíamos el amor ilimitadamente,
magistralmente, legendariamente.

Para honra de nuestros padres, hacíamos el amor moralmente.
Para escándalo de la sociedad, hacíamos el amor ilegalmente.
Para alegría de los psiquiatras, hacíamos el amor sistemáticamente.
Y, sobre todo, hacíamos el amor físicamente.


Fragmento de la novela Palinuro de México.
Fernando del Paso

Comentarios

Entradas más populares de este blog

No puedo dejar de pensar en vos...

No puedo dejar de pensar en vos y en todo lo que te está pasando. De un mes para otro las cosas cambiaron y con ellas tu vida, tu persona, tu forma de actuar. En que momento dejaste de cuidarte, de quererte y sentiste que de a poco todo perdía su sentido. En que momento que antes no me di cuenta, que pensaba que no todo era tan grave, que sólo el último tiempo que nos vimos o charlamos supe que de verdad lo era. Qué mal me pone no poder hacer nada, no saber donde estás, cómo estás, no poder darte alguna palabra de aliento, no poder escucharte y contenerte. Aunque de todos modos no estaría preparado para hacerlo, pero te quiero y me encantaría poder estar al lado tuyo. Pero también sé que es una etapa dura, que tenés que pasar, de la que si Dios quiere vas a salir bien, para poder mirar atrás y ya recuperada.
Te repito, te quiero mucho, hace fuerza, que nosotros también la hacemos por vos!!
Un abrazo y un beso fuertes y tan cálidos como esos que siempre nos dábamos. Hasta la vuelta.

Cielo estrellado

Miré al cielo y había miles de estrellas, casi las tenía a centímetros de la cara pero no podía verte. Me refregué los ojos con las dos manos para ver si mi vista me engañaba pero nada, e intenté de nuevo, y nada, entonces empecé a entristecerme. Siempre que te buscaba ahí aunque estuviéramos cerca o lejos te encontraba, porque para mí siempre brillaste con una luz diferente, una luz mucho más fuerte que las demás estrellas, las que te acompañaban, eso te hacía única y fácilmente identificable. Yo solamente miraba para nuestro lugar, por cierto, tu lugar, del que me dejaste formar parte, y sabía donde encontrarte. Pero esta vez, no había dudas, no estabas ahí. Seguramente si le preguntara a la gente, más de uno me diría que te vieron volar en un destello luminoso, atravesando la atmósfera, lo que otros llamarían estrella fugaz. Sin embargo yo prefiero tal vez, pensar que estás en otra galaxia, que otros firmamentos y quien sabe, porque no, otros ojos disfrutan de tu luz, radiante, ple…

Calor familiar... ese que no se compara con nada

Llegaron!!! Y todo ese amor se conjugó en dos abrazos tan cortos, pero interminables, tan necesarios, tan lindos, esa es la palabra lindos, no puedo explicar la sensación que sentí cuando los vi, fue tanto en tan pocos segundos, todavía no lo puedo creer, no caigo, se acabó la espera, no pasaba más. No hicieron más que recordarme a los viejos tiempos, a nuestros abrazos, aquellos que tanto necesitaba y tenía tan lejanos. Ese calor tan fuerte, familiar, que tanto busqué y añoré.
Tres años sin vernos la puta madre, como pasa el tiempo, y pensar que siento que hace una década que no nos veíamos, por la lejanía por tantas cosas que tenía sólo guardadas dentro mío. Y hoy que bien se siente volver a tenerlos con nosotros aunque no sea más que por un mes, tiempo que pasa volando, en el que me gustaría hacer miles de cosas, todas esas que estuve pensando antes de que vinieran, todas esas que me gustaría volver a compartir y ser un ratito los que éramos antes. Junto a ustedes, las dos personi…